Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

Radek 156 Ser un buen narrador de historias es un superpoder

¿Superpoder o superhabilidad? Parece que no puedo encontrar una palabra que no suene poco seria. Pero creo que es algo vital a comprender.

Las historias son el tejido de nuestra sociedad. Nuestra historia, políticas, religiones e incluso la ciencia hasta cierto grado están todas basadas en las historias. Forman la base de nuestras relaciones, educación y cualquier cosa en la que puedas pensar.

El cerebro humano tiene un sistema integrado que responde a las historias. Es cómo comprendemos el mundo a nuestro alrededor. Si sabes como funcionan las historias y cómo contar una buena, siempre estarás un paso adelante.

Sin embargo, esta segunda parte no surge naturalmente. Algunas personas son mejores en ello, de la misma manera en que algunas personas son mejores en el basquetbol. Pero el resto de nosotros necesita averiguarlo y practicar.

Cuando le cuentas a las personas que escribes ficción, te darán una mirada condescendiente.

“No puedes ganar dinero con la escritura. A menos que seas como, Stephen King.”

Te dirán que es un desperdicio de tiempo y que deberías centrarte en una carrera de verdad.

Genial, gracias. Al menos has escuchado de Stephen King.

Es un ejercicio de autocontrol hablar con personas como esas. Debido a que, primero, como escritor novato, ya estás lidiando con suficiente inseguridad. Y, segundo, debido a que están equivocados.

Por supuesto, no todos harán la misma cantidad de dinero que Stephen King. Muchos escritores nunca logran publicar sus libros. Pero cada escritor que es serio respecto a su oficio aprenderá cómo funcionan las historias y conseguirá una gran cantidad de practica en la que podría ser la habilidad más importante de todas.

Incluso si no triunfas como un escritor de ficción en el sentido tradicional, la siguiente vez que quieras vender algo, estarás contando una historia. La siguiente vez que te encuentres con tus amigos, estarás contando una historia. La siguiente vez que vayas a una entrevista de trabajo para adelantar tu “carrera de verdad,” estarás contando una historia.

Escribir ficción es una de las mejores maneras de aprender cómo funcionan las historias.

No es sólo tomar las que ya hay. Tienes muchas historias propias. Escribir ficción te ayudará a reconocerlas. Al comprender cómo funcionan las historias y por qué las contamos, sabrás cómo acomodar las cosas y qué resaltar para hacer tu historia más atractiva.

Un objetivo. Un obstáculo. Personajes con los que simpatizar. Complicaciones progresivas. Giros sorprendentes. Un final satisfactorio. Cambio a lo largo del tiempo.

En la vida real, las historias no están completamente formadas. Las personas las cuentan en fragmentos y señales. Pero todavía están allí.

Demasiadas personas están atascadas con avanzar en sus carreras de verdad que olvidan preguntarse en primer lugar, por qué las cosas son de la manera en que lo son, tal como haría un escritor.

Esa es la verdadera pérdida de tiempo.

Hola, soy Radek 👋. Soy escritor, ingeniero de software y fundador de Writing Analytics —un editor y rastreador de escritura diseñado para ayudarte a derrotar el bloqueo de escritor y crear una rutina de escritura sostenible.

Traductor: José Alejandro Cantallops Vázquez

Puedes seguirlo aquí en su blog de Tumblr.

Si te gustó esta entrada, puede que te interese seguir leyendo otros consejos de Radek que he traducido (clic aquí).

Regresar a la página principal

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: