Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

Ocho maneras de enganchar a tus lectores al final del capítulo

Sólo un capítulo más… sólo un capítulo más… sólo uno más… sólo uno más…

Una de las cosas que todos deseamos como autores es escribir el tipo de historia que los lectores no pueden dejar de leer. Sólo un capítulo más, dicen, y entonces terminan quedándose despiertos hasta demasiado tarde, leyendo más allá de su hora de almuerzo y en su jornada laboral, siendo menos productivos en todo lo demás debido a que incluso cuando no están leyendo, están pensando sobre la historia y no pueden esperar a regresar a ella. Una manera en la que podemos hacer que esto suceda es al elaborar cuidadosamente el final de nuestros capítulos.

Los capítulos y escenas individuales son importantes debido a que permiten hacer pausas en el texto, las cuales son cómodas para los lectores y proveen estructura para la historia. Desafortunadamente, también se convierten en convenientes puntos de parada. Raramente encuentras a los lectores abandonando la lectura de un libro a mitad de una escena; típicamente esperan a que termine la escena o el capítulo. Así que no se lo pongas fácil. En vez de ello, escribe tus finales de capítulo de una forma en la que sea realmente difícil para ellos detenerse.

Me gustaría compartir algunos ejemplos de tipos de finales de capítulos que hacen esto realmente bien. Para mantener las cosas simples, estoy usando ejemplos de un solo libro: The Passage de Justin Cronin. Para más claridad, he aquí mi resumen más rápido y que no carece de sentido:

“El ejército de los Estados Unidos crea un arma biológica que perfeccionan a través de su prueba en los presos del corredor de la muerte. Como siempre, no pueden contenerla y se libera su virus que convierte a las personas en vampiros inmortales, infectando a la mayoría del mundo. Noventa y dos años más tarde, los pocos supervivientes que viven en una Norteamérica distópica, en campamento aislados protegidos por muros, focos y una red de electricidad que finalmente se está quedando sin combustible. Cuando eso sucede, están básicamente acabados. ¿Cómo sobrevivirán en contra de los Virales? Y, ¿es la existencia que les espera una por la que valga la pena luchar?”

Espero haberle hecho justicia a la historia, debido a que este es, honestamente, uno de los mejores libros que he leído en años. Es completamente fascinante por muchas razones, pero los principales factores es la manera atractiva en que terminan los capítulos. Todos sabemos que el suspenso y la anticipación son métodos efectivos para hacer que nuestros lectores quieran más, pero quiero ir más profundo y darte maneras más específicas de terminar tus capítulos y mantener enganchados a tus lectores. He aquí los diferentes tipos de finales que Cronin usa para crear un libro que, perdónenme el cliché, literalmente no puedes dejar a un lado.

1. Introduce algo impactante

Este es tu típico suspenso, con algo inesperado sucediendo en las últimas líneas del capítulo. Puede adoptar la forma de un evento o anuncio, y generalmente tiene alguna clase de impacto emocional, provocando shock, furia o un fuerte sentido de presagio que mantiene a los lectores enganchados.

Al final del capítulo tres, uno de los agentes del FBI que está a cargo de “liberar” a los presos para las pruebas está teniendo dudas. No sabe exactamente para que están siendo reunidos los presos, pero sabe que no puede ser bueno. Este es su estado mental cuando se le da la información sobre su siguiente sujeto de prueba.

“Wolgast aceptó el sobre. Dentro había un fax. Se sentó y lo leyó, entonces lo leyó de nuevo. Todavía estaba leyéndolo cuando Doyle regresó, sorbiendo una cerveza y cargando con una bolsa de Taco Bell.

-¿Qué pasa?-dijo Doyle tranquilamente-. ¿Qué está mal?

Wolgast sacudió su cabeza. Le pasó el fax.

“Es un civil.”

Y los frenos mentales y morales entran en acción, no sólo para el agente especial Wolgast, sino para los lectores. Espera, piensan. No es bueno probar armas biológicas en las personas, pero para propósitos ficticios, puedo hacerme la idea que lo están haciendo con prisionero del corredor de la muerte. ¿Pero un civil? Nanay. De ninguna manera. ¿Qué demonios están pensando? Yyyy, entonces dan vuelta a la página para averiguarlo.

2. Haz que tu personaje avance en la dirección equivocada

Una de las mejores maneras de mantener la atención del lector es mostrar al personaje yendo en la dirección equivocada: moviéndose hacia el peligro, desengaño o disfunción.

Los sujetos infestados están firmemente aprisionados, dándole a los lectores un sentido de seguridad. Pero el virus ha aumentado sus capacidades físicas y mentales; aunque ya no pueden hablar con palabras, pueden influenciar telepáticamente a los humanos a su alrededor. Muchos de los guardias sienten como si los sujetos están hablándoles cuando claramente no pueden. Por ejemplo, tomemos a Richard quien se está obsesionándose lentamente con Babcock, el primer prisionero que fue infectado.

“Richard devolvió su atención a los monitores y tomó los audífonos. Babcock estaba en la esquina trasera, hablando incesantemente. Era curioso: algo sobre Babcock siempre lo molestaba. Era como si Richard fuera suyo, como si Babcock poseyera una parte de él. Richard podía sentarse y escuchar al chico durante horas. Algunas veces se quedaba dormido frente a los monitores, todavía con los audífonos puestos.

Comprobó una vez más su reloj, sabiendo que no sería capaz de detenerse a sí mismo. Ajustó el volumen y se recostó para escuchar, preguntándose que estaban intentando decirle los sonidos que escuchaba.”

Los lectores pueden ver lo que está sucediendo. En sus cabezas, están gritando, ¡Quítate los audífonos! Pero mientras Richard es influenciado por el pensamiento del infectado, no puede escuchar a los lectores. Así que desciende ciegamente por un camino peligroso, tomando una ruta que seguramente terminará en catástrofe. Y los lectores lo siguen para ver cuándo y exactamente cómo sucederá.

 3. Retrasa la justicia

Un buen autor sabe que el conflicto de toda la historia no debería ser resuelto rápidamente. Este es el por qué se necesita el transcurso de una novela contar toda la historia. El protagonista da dos pasos hacia adelante y uno hacia atrás, y su buen juicio está atemperado con las malas decisiones de las personas a su alrededor.

En The Passage, nos hemos adentrado casi un siglo en un futuro distópico, en una colonia donde menos de un centenar de almas se las han arreglado para seguir adelante. No saben nada sobre los orígenes de los Virales, así que no tienen ninguna idea de que los colonos están siendo influenciados telepáticamente desde más allá de sus muros. Pero los lectores sí. Así que es un alivio cuando uno de los líderes, que está secretamente infectado, parece al borde de conseguir ayuda.

“Sanjay se giró para encontrar a Jimmy en el escalón más alto, sus ojos fruncidos en una mirada de reojo y su cuerpo inclinándose hacia adelante, expectante, las palabras de alguna declaración no dicha estancadas en sus labios.

-¿Bien? -la boca de Sanjay estaba repentinamente seca-. ¿Qué pasa?

El hombre abrió su boca para hablar, pero salió ninguna palabra, el esfuerzo parecía inútil.

-No es nada -dijo finalmente Jimmy, apartando la mirada-. Sara está bien. Realmente necesito dormir un poco.”

Casi puedes ver a los lectores inclinándose hacia adelante, esperar escuchar a Jimmy decir lo que tiene en la punta de su lengua: que hay algo mal y necesita ayuda. Esto es lo que quieren: saber que el peligro al que se enfrenta el protagonista ha sido evitado. Pero eso no sucede aquí. Nos damos cuenta de que el héroe todavía está en peligro y más que salvar a su gente, es probable que Jimmy sea la fuente de su destrucción.

4. Muestra una perdición inminente

Si quieres dejar claro que las cosas se van a poner muy, pero muy mal para el personaje principal, es muy probable que lo lectores se queden intrigados. Y los mantendrá leyendo, ya sea su empatía por el héroe o el innato sentido de curiosidad fisgón.

En la colonia, las cosas han estado apagándose lentamente a medida que las fuentes de poder desaparecen, amenazando con matar su única verdadera fuente de protección contra los Virales: la luz. La situación alcanza un punto crítico con este intrigante final de capítulo.

“Soo escuchó la voz de un corredor gritando desde lo alto de la muralla defensiva: “¡Están a la vista, los tenemos a la vista! ¡Santa madre, están por todos lados!”

Pero dijo estas palabras en la oscuridad. Todas las luces se habían apagado.”

En este punto no va ha haber ningún lector enganchado que vaya a detenerse.

5. Ofrece un escenario imposible

Al igual que la Perdición Inminente, este método le dice al lector que hay una manera para que los héroes escapen de la muerte y la destrucción, pero es casi imposible.

Eventualmente, los colonos se juntan con otro grupo de supervivientes que han estado intentando restaurar una vieja locomotora de diésel. Mientras el enemigo se aproxima, los recién llegados se brindan para ayudar a Michael, el ingeniero sabelotodo.

“-Esto es un nido de ratas -dijo, después de un momento-. Podría tomarme semanas encontrar el problema.

-No tenemos semanas -dijo Billie.

Michael alzó su rostro para mirarlos.

-¿Cuánto tiempo has estado trabajando en esta cosa?

-Cuatro años -dijo Gus-. Un poco más, un poco menos.

-¿Así que cuánto tiempo tengo?

Billie y Gus intercambiaron una mirada preocupada.

-Alrededor de tres horas -dijo Billie.”

Todos sabemos que las apuestas altas son un elemento clave para mantener el interés del lector. Revelar un trabajo o fecha límite imposible al final del capítulo es una buena manera de establecer cuan tenue es la situación del héroe.

6. Muestra que todo no es lo que parece

En el capítulo 47, nuestro emprendedor ingeniero se despierta (sorprendido, debido a que estaba seguro de que había muerto en un ataque reciente). Se encuentra a sí mismo en un recinto brillante donde las personas usan ropas limpias, tienen acceso a medicina y buena comida, y han cuidado de él y su gente.

“Michael se había resignado a yacer en soledad, preguntándose sobre estas extrañas nuevas circunstancias, cuando en el último instante, su hermana se arrojo al lado de su cama. Sostuvo la mano de Michael, le besó rápidamente en la frente: la primera vez en años que había hecho esto.

-Estoy feliz de que estés bien -dijo-. Sólo céntrate en recuperar tu fuerza, ¿okay? Eso es lo que todos estamos esperando.

Michael escuchó cuidadosamente su partida. Las pisadas, entonces el sonido de una puerta pesada abriéndose y cerrándose de nuevo. Abrió su mano para examinar el papel doblado que había deslizado allí Sara.

No les digas nada.”

Oh, dispárame. Pensamos que estaban salvados y que finalmente habían encontrado algunos chicos buenos, pero aparentemente no lo son. El cerebro del lector comienza a licuarse: ¿Cuán mala es la situación?Y, ¿qué tipo de malo son? Mantén a los lectores haciendo suposiciones al crear una imagen a lo largo del capítulo y entonces, ciérralo con una pista de que todo fue una fachada.

7. Ofrece una revelación

Otra buena manera de terminar un capítulo es con una revelación: algo inmenso que los lectores no vieron venir. En un punto de The Passage, los pocos colonos sobrevivientes están lamentando su situación, preguntándose cómo pueden pasar al otro lado de cuarenta millones de Virales, cuando un nuevo miembro del grupo, una chica extraña que parece saber cosas, responde que el número es erróneo.

“-Así que si no son cuarenta millones -aventuró Michael-, ¿cuánto hay?

-Doce -dijo Amy.”

En este punto, el lector deja de leer, debido a… ¿Qué? Hemos visto de primera mano las hordas de Virales que han estado acosando e infectando literalmente a todos en el planeta. Cuando consideras el número de humanos que solían vivir sólo en los Estados Unidos, cuarenta millones suena bien. Pero Amy raramente se equivoca respecto a los Virales. Así que, ¿puede sólo haber doce?

Generalmente, revelaciones como esta no son compartidas en aislamiento; tienden a ser seguir por más detalles. Así que a menudo soltar una al final de un capítulo animará a los lectores a seguir adelante en busca de más información.

8. Usa la información que conoce el lector

No todos los finales de capítulo tienen que ser oscuridad y perdición. Algunos pueden ser positivos, tales como cuando los lectores descubren que son poseedores de información que no tienen los personajes.

“Peter se acercó al estante más cercano, donde Alicia estaba de pie junto a Amy. Alicia había tomaod la base de su manga por encima de su muñeca para limpiar la capa de polvo del interior de uno de los empaques.

-¿Qué es un RPG? -preguntó Peter.

-No tengo idea -dijo Alicia, que se giró, sonriendo, para mirarlo-. Pero creo que quiero uno.”

Oh, sí, piensa el lector. No sabes lo que es, pero yo lo sé, y definitivamente quieres uno.

A todos les gusta estar en el ajo, y los lectores no son la excepción. Relevarle este tipo de información al final de un capítulo puede ayudar a impulsarlos a continuar la historia.

Otra cosa que este final de capítulo provee es un sentido de cambio. En una historia con un montón de perdición inminente y situaciones imposibles, finalmente le está sucediendo algo positivo a los personajes. Se siente como un punto de giro, el cual reconoce el lector y aprecia en un nivel subliminal. Así que este tipo de final es bueno para mantener enganchado a los lectores en varios niveles.

Autora: Becca Puglisi

Fuente: Eight Ways to Hook Readers at the End of Chapters

Traductor: José Alejandro Cantallops Vázquez

Da clic aquí si te interesan leer más artículos

Anuncio publicitario

Un comentario sobre “Ocho maneras de enganchar a tus lectores al final del capítulo

Agrega el tuyo

  1. Hey, buen material. Pos nada, me parece que nunca había leído un artículo sobre esto. Salvo el concepto del cliff hanger de las viejas novelas de folletín. O sea dejar al personaje al borde de la muerte en el final del capítulo o la novela para obligar al lector a buscar el próximo número de la revista XD. En sí me gusta esta idea y me gustaría experimentar con esto que ví por acá.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: